" La Música es el arte más cercano a las lágrimas y a los recuerdos ".

Oscar Wilde

La Musicoterapia en la tercera edad ofrece a nuestros mayores la posibilidad de encontrarse con vivencias placenteras y gratificantes que comparten con los demás y los acercan a su propia experiencia, a la expresión de ellos mismos y a una mejora general tanto física como psíquica.

 

 

El efecto positivo, lúdico y terapéutico de esta disciplina no sólo aporta beneficios a nivel personal, sino que mejora notablemente la relación entre los demás, potenciando la participación, estimulando la memoria y el lenguaje, y ofreciendo un espacio lúdico en el que rememorar experiencias gratificantes relacionadas con la música y vinculadas, de forma muy especial, a sus recuerdos.

 

 

 

El objetivo es ayudar a estas personas a conseguir y/o mantener los máximos niveles de funcionamiento en cualquiera de las dimensiones de la persona (NAMT, 1992)

 

Determinadas actividades musicales pueden lograr la participación de la persona mayor en diferentes tareas musicales, que previamente planificadas y estructuradas por el musicoterapeuta permitirán trabajar unos objetivos terapéuticos específicos. (P. Martí, M. Mercadal)