CONSEJOS GENERALES para la FAMILIA


  • Reforzar la confianza del niñ@.

  • Saber escuchar con atención y dar el modelo correcto de forma natural, sin decir “así no se dice”, “lo has dicho mal”…

  • Hablar abiertamente y de forma natural del problema en familia, no debemos convertirlo en tema tabú.

  • Interacciones comunicativas más ricas y claras en vocabulario.

  • Convertir las interacciones comunicativas (afectivas) en momentos agradables, dedicándole todos los días un rato.

  • Utilizar recursos a nuestro alcance como muñecos, marionetas, etc para interaccionar con el niñ@ y enriquecer y favorecer las producciones de sus enunciados, así como la comprensión de los mismos.

  • Realizar listas de cosas cotidianas, como por ejemplo la compra, comida, enumerar las cosas que se han hecho durante el dia, etc.

  • Hacer juegos de memoria, preguntando por lo que hizo “ayer”, “hace dos días”, etc.

  • Pedirle que nos mire a los ojos cuando nos dirigimos a él/ella  y cuando nos habla. (fijar la atención).

  • Formular preguntas después de leer un cuento, texto…

  • Reducir la velocidad al hablar, empleando un ritmo lento y relajado.

  • Formular preguntas, valorar lo que dice y no cómo lo dice, hay que hacer que el nin@ hable de manera espontánea ampliando de manera progresiva el vocabulario y progresivamente corregir sus errores mostrándole el modelo correcto.

  • No preocuparse excesivamente por sus errores, ni presionar para que pronuncie mejor.

  • Respetar los turnos de habla.

  • Nunca desarrollar sentimientos de pena hacia el problema.

  • Evitar la sobreprotección familiar.

  • Siempre animar y motivar a que tenga experiencias fluidas en actividades como: leer en voz alta, cantar, expresarse en público …